7 ene. 2013

La necesidad de las historias

Contamos historias para hacernos entender, nos decía Dolors Reig en su blog El caparazón. Eso ocurrió hace casi un año, pero todavía me siguen llegando tuiteos y retuiteos con su post. Imagino que es un tema importante para muchos de nosotros, sobre todo por sus implicaciones educativas. Porque una historia tiene los mismos efectos que una explicación persuasiva de gran alcance, de largo recorrido. Por esa razón, se sabe que los buenos maestros, en cualquier área o materia, siempre tratarán de ilustrar alguno de los aprendizajes con un ejemplo o con una historia. Puesto que también nos comunicamos mediante las estrategias de la narración.

Lo cierto es que las historias ayudan a contextualizar las diferentes situaciones y a darles un impacto más emocional. En otra entrada, Apuntes de storytelling, se revisaban las posibilidades del viejo arte de contar historias…

  • El hecho de contar es algo tan común que apenas somos conscientes de lo que estamos haciendo, pero las valoraciones y reseñas más recientes aun hablan de la fuerza poderosa de la narrativa y del arte de contar historias… [Leer más]
  • El profesor Howard Gardner, creador de la teoría de las inteligencias múltiples, aseguró que, en cierta medida, los cuentos –las historias- funcionan como una lingua franca universal… [Leer más]
  • A pesar de estas evidencias, cuando en algún lugar surge un nuevo poder autoritario, político o religioso, aún en nuestros días se intenta detener la libre circulación de las historias… [Leer más]

Escuchamos relatos para comprender a los demás, pero también para aprender de nuestras relaciones. De hecho, son una manera importante para recordar y aprender cosas y detalles. A menudo son el vehículo mediante el cual se manifiestan nuestras identidades y la pertenencia a diferentes grupos. Además, gran parte del conocimiento de una sociedad se encuentra en sus historias. Así, en las redes sociales más actuales, los relatos en forma de anécdotas son una pieza básica para descubrir lo que realmente está pasando en el mundo.

3 comentarios:

Aída dijo...

Historias simples o profundas, para reír, sonreír, emocionar, y hasta "filosofar"... ¡historias "tan necesarias"! :-))
Gracias, Mario!

@AidaBSanchez

pilar begoña dijo...

Leer historias, contarlas, escribirlas...es una de mis grandes pasiones, porque después de todo ¿que es nuestra vida si no una historia grande compuesta de pequeños relatos?
Un abrazo

Mario Aller dijo...

Aída, Pilar, nada en la vida sería igual sin las historias. Y hay que repetirlo, a pesar de todo nuestro desarrollo. Como alguien dijo, el ser humano es un animal sin plumas que cuenta cuentos. Así que me pongo a pensar cuál os contaré la próxima vez...
Saludos y feliz año! :-)

Related Posts with Thumbnails