28 sept. 2009

¿Hay un plan de educación tecnológica?

A finales de los años 80 y principios de los 90, en el pasado siglo, los países que formaban la Comunidad Europea vivieron un momento de incertidumbre. Se debatía la posibilidad de construir la unión europea a dos velocidades: una para los países más avanzados y otra para los más pobres, entre los que se incluía a España. Aquí, los grupos sociales y políticos se opusieron con fuerza a ese planteamiento, pues desde el primer día sospecharon que esa idea no favorecería nuestro desarrollo, sino todo lo contrario. Esa oposición, y el esfuerzo que se hizo para igualarnos con las economías más desarrolladas, hizo que fracase aquel intento de hacer una Europa básicamente a partir de los niveles de riqueza.

Si buscamos en Internet información sobre el Plan Escuela 2.0, en primer lugar aparecen los datos que ofrece la Presidencia del Gobierno. Llama la atención que el plan venga debajo de un epígrafe titulado Economía sostenible. Pero aún más sorprendente es lo que está escrito casi al final, para llevar adelante los objetivos de esta iniciativa: “Durante las próximas semanas se firmarán acuerdos bilaterales al respecto entre el Ministerio de Educación y las CC.AA.”

Como ya han pasado algunas semanas desde que se anunció este famoso plan, se pueden anotar algunas de sus características:

  1. A diferencia de lo que sucedió en el pasado, en relación a la construcción de la unión europea, no parece que en España las autoridades defiendan un plan de educación tecnológica. Hay varios, casi tantos como comunidades autónomas, y no del todo coincidentes.
  2. Las diferencias comienzan, al parecer, en el mismo momento del reparto de los ordenadores. Así, habrá alumnos que recibirán mejores portátiles que otros, sólo por haber nacido en un lugar de España distinto.
  3. De entrada, hay comunidades que no podrán aplicar ese plan en óptimas condiciones. Por ejemplo, en Galicia no se consigue una buena conexión a Internet en las zonas rurales, o existe pero de manera muy defectuosa. No puedo imaginar qué harán en esas zonas para alcanzar los objetivos fijados. La Xunta de Galicia ya ha insinuado que retrasará el plan.
  4. También será diferente el uso del software: en unos lugares apuestan por determinados programas comerciales y en otros primarán el uso del llamado software libre. Incluso en algunas comunidades será obligatorio el uso del libro de texto digital.
  5. Resultan paradójicas estas situaciones con un gobierno del mismo color político que el que defendió en su día una única Europa. Entonces, si no se unifican bien los criterios educativos en todo el estado, ¿para qué sirve un Ministerio de Educación?, ¿cuantas velocidades tendrá el plan Escuela 2.0?
  6. Un plan educativo y tecnológico de este estilo precisa de buenos recursos para la formación del profesorado. Sobre él recaerá la puesta en marcha y la ejecución del mismo. Pues bien, este gráfico del propio ministerio lo dice todo: presupuesto_escuela20
  7. A pesar de todas las dificultades y de las medidas erráticas y propagandísticas que se adoptan, el uso de las nuevas tecnologías en la educación es un proceso imparable. En este sentido, Nicholas Negroponte, del MIT Media Lab, dejó algunos comentarios interesantes en la reunión celebrada en Ámsterdam con motivo del PICNIC 09: La informática no es un asunto que se refiere únicamente al uso de los ordenadores, se trata ya de la vida misma. Por eso, la innovación está en manos de los usuarios y serán ellos los que empujarán hacia adelante. La enseñanza es sólo una manera de lograr el aprendizaje. Y la escuela es sólo un lugar para encontrar la enseñanza…

Aunque no sé si estas ideas bastarán para no caer, de nuevo, en el desánimo. Porque ahora las palabras clave son otras: crisis e impuestos.

2 comentarios:

Julita Fernández (Profesora) dijo...

Mario, ésta es la cruda realidad.
En mi comunidad, Castilla y León, nadie dice nada de los portátiles de los alumnos de 5º de Primaria.
¡Con la ilusión que yo tenía al empezar el nuevo curso!
No obstante, he conseguido no perder la ilusión y trabajar con libros digitales creados por nosotros mismos.
El que no se consuela es porque no quiere ¿verdad?

Mario Aller dijo...

Y después hay quien se queja del profesorado! Pero es triste comprobar como, de nuevo, recibimos palabras y más palabras, y ahora también diferencias... Por cierto, no te preocupes por el mensaje de Tikatok. Ese mensaje de los 30 días no significa nada, de momento... :-)

Related Posts with Thumbnails