24 sept. 2009

Bookr y la galaxia de las palabras

Entregar un papel en blanco y pedir, sin más, que un niño escriba, es un buen método para aborrecer la escritura. Por eso, Tag Galaxy es una herramienta especial. Se trata de un buscador que relaciona las palabras o etiquetas, y que puede ayudarnos a encontrar el vocabulario que toda historia necesita. Además, con Tag Galaxy también podemos explorar las fotografías que existen en Flickr para esos nombres. Su funcionamiento no tiene ningún misterio: introduces una palabra y ves aparecer una galaxia de palabras, en forma de esferas de colores, alrededor del término que has escrito. Si acercas el ratón verás el número de fotos para cada esfera, y si pulsas accederás a las mismas.
En el ejemplo, introduje la palabra lobo y se originó una galaxia compuesta por animals, wolf, nature, dog, animal, naturaleza y perro. Es decir, que el vocabulario surgió en inglés y español, algo que deberá ser considerado para combinar los idiomas si es preciso. Pues lo importante es que la galaxia de palabras ofrezca el mayor número de posibilidades de creación. Esta idea me recuerda a otra experiencia que ya comenté en el blog: las palabras poderosas. No me voy a repetir, aunque lo tendría en cuenta si os interesa el significado de los arquetipos. Por mi parte, ya imagino una sesión con Tag Galaxy en la pizarra digital, y con una luz tenue…

La galaxia de lobo, Tag Galaxy

En cuanto hayamos creado nuestra historia, en equipos de aula, con borradores de escritura, precisaremos alguna aplicación online. Esta vez contaremos con Bookr, del equipo de Pimpampum. Disponen de varias herramientas creativas y de diseño, como Bubblr, que sirve para elaborar cómics. Pero hoy es Bookr la que nos interesa: sirve para crear y compartir libros de fotos utilizando las imágenes que hay en Flickr. Así que, si se combinan estas dos aplicaciones, después de haber inventado la historia con las palabras de una galaxia, se buscan las imágenes que se necesiten, se escribe el texto y el cuento ya está terminado. Ahora hay que publicarlo, y es algo que resulta muy fácil, pues se consigue el código para nuestro blog o nuestra web sin hacer ningún registro previo.

No dispone de tantas opciones como Tikatok, porque es una aplicación mucho más sencilla. Pero, en cambio, nos permite reciclar y reutilizar las obras que tiene en su archivo. Es lo que hice con el cuento de Caperucita Roja, que dejé inacabado, y para el que usé los Cuentos infantiles políticamente incorrectos, de James Fin Garner.

2 comentarios:

Tamar dijo...

Interesantes recursos e aportacións

Mario Aller dijo...

Grazas pola visita, Tamar...

Related Posts with Thumbnails