8 nov. 2009

Imaginario popular y literatura infantil

Los cuentos populares integran tal vez el género de literatura más antiguo y divulgado. Así, La Bella y la Bestia es un cuento repetido tanto en la Grecia clásica como en la India de la antigüedad; e incluso se descubrieron algunas versiones de Hansel y Gretel en pequeñas aldeas de las Antillas y en relatos africanos. En cierta medida, estos relatos, fruto de una tradición ancestral y de los contactos entre las culturas, forman parte de una literatura de resistencia, un símbolo de la población más desfavorecida.

Es un hecho que la imaginación humana ha logrado una gran capacidad de adaptación. Sobrepasó, a veces en condiciones terribles, tiempos de colonización, de esclavitud, de deportación, de olvido, de cárcel, de aniquilación y exterminio, también de prohibiciones lingüísticas. Por eso, rehabilitar el imaginario popular, reivindicar una pedagogía de la imaginación, al lado de la cultura del razonamiento, es una necesidad vital.

La literatura popular y la literatura infantil tendrían que aparecer en la escuela como las dos caras de una misma moneda, como los dos caminos que conducen a un único escenario: el desarrollo lúdico y afectivo de la lengua y de la literatura. Quizás no podamos entregar a los niños un mundo libre de pesadillas y de conflictos. Quizás desaparezcan los lugares hermosos y verdes. Pero con la defensa del imaginario que aún puede transformar el mundo, estaremos ofreciéndoles, todavía por mucho tiempo, la palabra creadora. No hay que escoger ningún camino, tampoco hay que llamar a ninguna puerta. Sólo hay que atreverse y entrar, como hizo la maravillosa Alicia en aquel espejo…

Through The Looking Glass, de Kenneth Rougeau

Related Posts with Thumbnails