30 sept. 2012

Cuenta alguna historia

Nadie puede prometer que los cuentos vayan a darnos más o verdades o certezas. Tal vez los viejos mitos se las proporcionaban a los griegos de Homero o a los pueblos indígenas de América, como si fuesen, por ejemplo, una especie de mapas del mundo. Pero aunque aquella época ya no es la nuestra, seguimos siendo criaturas que cuentan historias. Porque en ellas hemos encontrado un remedio para superar nuestra soledad, una buena manera para crear un sentimiento de integración comunitaria.

Por eso, si la vida nos ha confiado muchos cuentos, algunos piensan que deberíamos contárselos, de nuevo, a todos los que no pueden leer la enciclopedia de la vida. De ese modo, el tiempo y la memoria se renovarían continuamente. Y así se evitará la confirmación de lo que alguien dijo hace tiempo: aquellos que no recuerden su historia, estarán condenados a repetirla…

Había en la antigua ciudad de Bagdad un loco que no decía y no escuchaba nada. Un día le preguntaron:

-Pobre loco, ¿por qué no pronuncias nunca ni una palabra?
-¿A quién queréis que me dirija? –respondió-. No veo aquí a nadie que pueda darme una respuesta.

4 comentarios:

El Hada de los Cuentos dijo...

Una muy sabia reflexión. ¿Para qué hablar cuando no nos escuchan o no tienen respuesta?

Un abrazo

Mario Aller dijo...

Lo peor, Hada, es cuando sabemos que no nos quieren escuchar. :-)

Saludos

Guillermo Castillo dijo...

O en el peor de los casos, nos acostumbramos tanto a los gritos que ignoramos nuestra sordera.

Saludo fraterno desde Colombia.

Mario Aller dijo...

Tienes mucha razón, Guillermo... ¿Por qué habrá tanta gente que piensa que cuánto más grite tendrá más razón? ¿Será un misterio o será un pozo? De hecho, caemos en él demasiadas veces... :-)

Saludos desde el noroeste de España, en Galicia.

Related Posts with Thumbnails